El tenis de mesa

El tenis de mesa es un deporte muy extendido en Asia que consiste en pasar la bola con una raqueta de tu lado de la red al otro para que el oponente no sea capaz de devolverla. Todo esto en una mesa muy pequeña, de 2,74m de largo y 1,525m de ancho. Comunmente se le llama ping pong (yo también lo llamo así), aunque de forma profesional se le llama tenis de mesa e incluso hay jugadores que consideran una falta de respeto llamarlo (ping pong). Yo como siempre lo he llamado ping pong porque llevo mucho más tiempo jugando en familia que compitiendo, se me ha quedado ese nombre.

El caso es que casi siempre que conozco a alguien y le digo que entreno ping pong y compito no se lo creen y se lo tengo que demostrar con fotos o vídeos. Otros se lo creen pero lo menosprecian hasta el punto de considerar que el ping pong consiste en mover la muñeca y ya. Pero antes de comenzar con algunos aspectos del ping pong quiero dar un dato: la NASA considera el tenis de mesa como el deporte más difícil de todos. Así que en este artículo voy a intentar dar a conocer un deporte que pasa muy desapercibido en occidente pero que es tan complejo desde dentro. Quiero dejar claro que voy a hablar del tenis de mesa competitivo (y no del que jugamos con la familia en verano con mesa, palas y bola del Decathlon), el menos conocido e invisible a los ojos de muchos.

Un deporte para todos

Primeramente, el ping pong es uno de los deportes más diversos en cuanto a edad, porque quién no ha visto vídeos de gente mayor «reventando» en un partido de ping pong. También encontramos gente con sobrepeso que son jugadores excepcionales. Ya solo por esto hay mucha gente que menosprecia el deporte, creen que el ping pong es un deporte de abuelos o gente «gorda». Es cierto que no es un deporte muy demandante físicamente porque no hay que recorrer grandes distancias, tener mucha fuerza para impulsar la bola o tener una resistencia extraordinaria para aguantar varios partidos. Obviamente al nivel más alto, los mejores jugadores entrenan muy duro fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad, pero no es estrictamente necesario para jugar bien. Pero eso a mi parecer es algo bueno porque permite acceder a cualquier persona a jugarlo. Sin embargo, hay otras características que justifican la afirmación de la NASA fuera de las capacidades físicas.

La técnica y precisión

La técnica en mi opinión es el factor más importante. En el ping pong hay muchísimos tipos de tiros: derecha, revés, loop, cortado, efecto lateral, mate, dropshot, chop… Cada uno tiene una técnica específica que es necesario entrenar consistentemente para no fallar (ya que en una mesa tan pequeña la precisión es decisiva). Como acabo de decir, la precisión es otro de los factores clave.

Por ejemplo, el tenis de mesa se puede complicar tanto hasta el punto de que el rival golpee la bola con efecto lateral y cortado en el que la bola gira hacia atrás y hacia un lado al mismo tiempo. Si ante ese golpe simplemente pones la pala plana sin hacer nada especial, la bola impactará en la zona baja de la red y a un lado de ella. Para devolver eso hay varias formas, y todo depende de cuánto has entrenado cada movimiento y cuánta técnica tengas. Una forma sería cortar (para devolver el corte del rival) a la vez que pones la pala un poco ladeada (para devolver el efecto lateral) en contra del giro de la bola. Otra forma sería «levantar», que sería la forma ofensiva de devolverla. Para ello tienes que generar un efecto hacia delante moviendo la pala rápidamente de abajo arriba para cambiar el efecto de la bola y acelerarla mucho y a la vez ladear un poco la pala de nuevo para contrarrestar el efecto lateral. Como has visto, cada golpeo tiene una intención concreta y una técnica concreta muy compleja.

A todo esto hay que sumarle que el ping pong es el deporte de raqueta en el que los efectos son más importantes porque verdaderamente determinan cómo va a ir la bola y cómo tienes que colocar la pala para devolver una bola con efecto con una buena precisión. De hecho, en un partido profesional, diría que más de un 90% de los golpeos llevan efecto (los mates son los únicos que no suelen llevarlo).

Los reflejos y el movimiento

Otra característica son los reflejos y el movimiento rápido. En el ping pong la bola va rápido y el tiempo de reacción es muy corto. Al igual que en la F1 el tiempo de reacción puede determinar que te choques o que esquives perfectamente, en el ping pong determina si le das a la bola correctamente y a tiempo o si le das de mala manera o ni siquiera le llegas a dar. En este deporte, normalmente, no es suficiente con devolver la bola, es importante devolverla bien para no dejarle una bola fácil al oponente.

Por ejemplo, el oponente podría cortar la bola larga (que llegue al final de la mesa) a tu cuerpo para que te cueste reaccionar. En este caso teines dos opciones, o te echas un poco para atrás y vuelves a cortar (lo cual es arriesgado porque puedes dejársela alta al rival ya que esa bola es difícil de cortar) o te apartas un poco y levantas de revés (más difícil pero hay que moverse menos) o de derecha (hay que moverse bastante a la izquierda pero más fácil contrarrestar el efecto), flexionas las piernas bastante y «levantas». Para ambas opciones necesitas reflejos porque la bola va rápida y tienes que decidir (si le das sin moverte te «comerás» la bola porque va hacia tu cuerpo), y un movimiento muy preciso que tiene que ver con la técnica del golpe.

La concentración

Otra cosa es la concentración. En el ping pong la concentración es importantísima porque define tus decisiones y tus golpeos. En este deporte un ligero giro en tu pala al golpear puede provocar que la bola no entre en la mesa. Por ello es crucial mantenerse atento y concentrado para no cometer errores. De hecho, muchas veces en este deporte se gana por fallos del rival o porque tú no has fallado mucho. También es importante saber que te vas a encontrar con jugadores que van a intentar desconcentrarte ideando todo tipo de estrategias: haciendo constantemente golpeos que a ti te cuestan devolver, gritando cada vez que ganan un punto… Para combatir contra ello hay que ser mentalmente fuerte y pensar en el siguiente punto después de cada fallo, porque estar pensando en tu fallo anterior solo va a disminuir tu concentración y que falles más.

Conclusión

Sinceramente no quiero que pienses que el ping pong es el deporte más difícil, porque ni siquiera yo lo pienso. El ping pong es como cualquier otro deporte, demandante y complejo. Yo entiendo que la gente crea que no es un deporte, porque es cierto que nunca lo han visto a nivel alto ni conocen a nadie que entrene ping pong. Por eso mismo he hecho ese artículo, para darte a conocer este gran deporte y para animarte a que investigues más y veas algún partido profesional, porque es un deporte que cuando se entiende es muy divertido de ver y de jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *